280 caracteres en Twitter desde hoy mismo para todas las cuentas

280 caracteres para Twitter

Twitter se ha revolucionado. Hace unas semanas la red social anunciaba el aumento de su límite de caracteres, una decisión que en su momento tenía sentido pero que hoy era obsoleta. Tras un primer batch de cuentas “privilegiadas”, hoy han activado la ampliación a 280 caracteres para todo el mundo. ¿Tiene sentido a estas alturas ampliar la limitación y no retirarla?

Continuar leyendo “280 caracteres en Twitter desde hoy mismo para todas las cuentas”

Terminado Ready Player One

Hubiera sido mi libro favorito 15 o 20 años atrás. Me ha pasado como cuando vi por primera vez Karate Kid o Space Jam, que salí de la sala de mi casa y del cine (respectivamente) deseando soltar patadas karatekas y jugar al baloncesto (respectivamente). Pero lo importante es que lo he pasado muy bien leyendo el libro, por fin uno bien escrito y con el que he disfrutado cada capítulo!! Muy recomendado a todos.

De la historia no hablo mucho porque no podría hacerlo sin spoilers. No me ha gustado que algunas cosas se hagan “porque si”, casi casi estamos en un caso de “lo hizo un mago”, pero por lo general me ha gustado la ambientación y el argumento principal, no tanto así las historias que se iban desgranando en el camino.

Me quedo esperando a la peli. Tiene pinta de quedar de puta madre.

Hora de aventuras – Temporada 4

Una temporada más floja que la anterior, aunque hay capítulos como “Sueños de amor” o “Guerra de cartas” que son sublimes.

Merece que destaque por encima de los demas “BMO Noire”. No me he podido reir más, y cada vez queda más patente que la serie para niños, no es.

Me dejó muy desconcertado el capítulo “Me acuerdo de ti”, es de los más reveladores de la trama principal, pero aún no deja claro que ha pasado.

Y para finalizar, muy buen cliffhanger. Es una buena forma de quitarse la pereza y empezar a ver la 5ª temporada sin que importen esos 50 y tantos capítulos…

Hora de Aventuras – Temporada 3

Me ha gustado mucho esta temporada, sobre todo los capítulos “El armario de Marceline”, “Gracias” y “Lo que fallaba”. Este último me llamó la atención en particular por las armonías vocales de las canciones, si bien vi el capítulo en español internacional, no en castellano

Me hizo gracia el capítulo en el que invierten los sexos de todos los personajes, pero no pasa de ahí. Esperaba mucho más, la verdad.

Para terminar (literalmente hablando) me gustó el personaje de la Princesa Flama, pero si es un personaje de esos con los que todas las chicas de corazón dolorido se sienten reflejadas. De hecho ya he visto más de una así, espero que evolucione el personaje de mejor forma. O las personas que se ven reflejadas en ella.

Flash forward, la novela

Desde que me terminé la biografía de Jobs parece que estoy comiendo libros más que leyéndolos. Después de esa bofetada de realidad americana (en su happy path, por supuesto) me apetecía algo de ciencia ficción, algo con lo que dejar volar la imaginación y que me alejara de movimientos bursátiles, diseño y tecnología realizables, y me metí de lleno con FlashForward, un libro que tenía en mi lista de pendientes desde hace bastante tiempo (hasta lo compré en Amazon!! sin piratear!!).

Continuar leyendo “Flash forward, la novela”

Los amaneceres que recuerdo (V)

Como ya dije anteriormente, la llegada de internet cambió mis hábitos de sueño y de repente llegaron los días en los que el amanecer detenía mi descarga nocturna de mp3, si no lo hacía antes mi padre. Pero hay que comprenderlo, estaba ante mi toda la música del mundo, a un doble clic sobre el icono de Napster de distancia.

Dormir no era tan valioso. Y el momento de irse a la cama estaba muy lejos de ser el momento de dormir, ya que la mayoría de las veces guardaba la última media hora para grabar un CD con algunas de las canciones descargadas, y mientras lo escuchaba me quedaba repasando lo que había aprendido esa noche: la historia de grupos musicales que ninguno de mis amigos conocía, que probablemente nadie en kilómetros a la redonda había escuchado ni escucharía jamás.

Y por suerte me equivocaba, y años más tarde encontré gente con quien compartir esa afición y ese conocimiento.