WhatsApp web? no, mi CV!

Otra de las versiones que he hecho para demostrar mis habilidades en el área de frontend es la que he hecho con Flexbox y un par de librerías de iconos. Lo gracioso de esta versión es que se asemeja a la versión web de WhatsApp. Podéis consultarla siguiendo este enlace.

Bootstrap está genial para muchas cosas, pero con WordPress tiene ciertos problemas. Tienes que usar mucho JavaScript para jugar con el DOM y ponerlo a gusto de Bootstrap para que funcionen cosas tan básicas como los menús, por ejemplo. Además, usar Bootstrap genera cierta dependencia y terminas sin saber como hacer la mitad de las cosas sin recurrir a este framework.

Flexbox en este caso es muy ligero (no hay que cargar librerías, solo rezar porque tus usuarios no tengan navegadores no-evergreen instalados) y muy intuitivo si tienes la visión espacial afinada. Además, lo he visto muy ordenado a la hora de crear componentes y anidarlos entre si, por lo que tanto si vas de general a particular como al sentido inverso, puedes hacer cosas muy apañadas. Para terminar de cantar sus alabanzas, mucha gente lo está utilizando para diseños profesionales: el mismo WhatsApp o Google, ya hay hasta juegos para aprender a usarlo…

La experiencia ha sido muy chula. Aprendí Flexbox en una entrevista de trabajo que hice con SyncRTC (si, tal como suena, quien quiera saber la anécdota que me pregunte) y me picó el gusanillo. Es una genial alternativa para no solo Bootstrap, sino para hacer diseños rápidos y orientados a responsividad. Lo de hacerlo como la interfaz de WhatsApp ha sido más por chiste que por practico: hay mucho hardcodeado, no es el mejor layout para leer un CV… Pero hay que asumirlo: está de moda, sigue de moda y hasta que la gente quiera usar Telegram, WhatsApp seguirá de moda.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.